En la actualidad es muy común que las mujeres se lesionen esta articulación con mayor frecuencia que los hombres debido a diversos factores que veremos a continuación, hay que tener en cuenta que el gran aumento que ha tenido la practica deportiva por parte de las mujeres a distintos niveles, ya sea profesional, amateur o recreacional ha supuesto a la comunidad científica un mayor interés para la valoración de esta articulación en los diferentes géneros, y es que estadísticamente las mujeres se lesionan cuatro veces más las rodillas que los hombres, el ratio es 4 a 1, por cada cuatro mujeres que se lesionan la rodilla solo un hombre sufre en esta articulación, y esto se debe a diversos factores que veremos a continuación.

ANATOMÍA:

A nivel biológico las mujeres están preparadas para ser mamás, por lo tanto sus caderas son más anchas que las de los hombres, este factor incide directamente en el Ángulo Q, haciendo que la rodilla sufra una “desalineación” que la da una mayor postura forzada, favoreciendo la lesión.

Además del Ángulo Q, otro factor de riesgo anatómico es el de la escotadura tibial, lugar donde se inserta el Ligamento Curzado Anterior, un ligamento que arroja una importante estabilidad a la rodilla sobre todo en los primeros grados de flexión, esta escotadura en el caso de las mujeres es más estrecha, por lo que aumenta las probabilidades de lesionarse este ligamento.

HORMONAS:

Los estrógenos se caracterizan por ser una hormona con una alta expresión dentro de las mujeres, estas hormonas aumentan la laxitud articular, influyendo directamente en la tensión que tienen ligamentos y tendones. Durante diferentes fases del ciclo menstrual aumenta la proliferación de estrógenos, produciendo cambios en la síntesis de colágeno e incidiendo directamente sobre la estabilidad de las articulaciones.

MUSCULATURA:

La menor tonicidad muscular por parte de las mujeres es una cuestión fisiológica, por ello la musculatura encargada de estabilizar la rodilla, musculatura glútea y resto de la pierna, parte desde una posición de “desventaja” para ser capaz de proteger la rodilla ante la absorción de fuerzas y su correcta alineación.

Por lo tanto y a modo de conclusión, resaltar que las mujeres son más propensas a sufrir lesiones en la rodilla y que por lo tanto, tal y como hacemos en STMove, requieren de una valoración previa específica e individual, para plantear un plan de actuación para la prevención o recuperación de cualquier posible lesión en esta articulación.

0
Tu carrito