La función principal del ciclo menstrual es la producción de óvulos; es un periodo que comprende de media 28 días, pudiendo darse casos de 24 o hasta 35 días. Este ciclo está compuesto por el ciclo ovárico y el ciclo uterino:

El ciclo ovárico tiene a su vez tres fases que dependen de la maduración del folículo:

  • Fase folicular: Maduración del folículo en el ovario- 10 a 20 días
  • Ovulación: Maduración completa y rotura del folículo, liberación del ovocito- 12-48 horas
  • Fase lútea: El folículo roto se denomina cuerpo lúteo; secreta hormonas pro-embarazo- 14 días aproximadamente
fases ovulación y entrenamiento
Fuente: Clue

Durante la fase folicular las deportistas féminas son más vulnerables a la lesión debido a que disminuyen las concentraciones de estrógenos y progesterona, a medida que avanzamos en esta fase y nos acercándonos al día 15 los niveles de estrógenos y progesterona van aumentando, dando pie a mayores depósitos de energía (glucógeno) y mayor capacidad para hacer frente a exigencias físicas. En esta fase tenemos que avanzar y progresar en la ejecución de tareas más sencillas que tengan un carácter más preventivo durante los primeros 8 días, a un trabajo más enfocado a la intensidad y la potencia en los segundos 8 días ya que los niveles de estrógenos van aumentando en el ciclo. Een cuanto al volumen de entrenamiento en esta fase folicular debe ser más bajo que en la ovulación.

La ovulación es producida en el ecuador del ciclo, durando alrededor de 2 días, en este punto es cuando la deportista puede dar su máximo rendimiento gracias a la elevada concentración de estrógenos. En esta fase el entrenamiento de fuerza debe ser de alta intensidad y volumen bajo, los ejercicios deben involucrar grandes grupos musculares.

En cuanto a la fase lútea, debemos distinguir dos fases dentro de ella. La primera fase hasta el día 24 aproximadamente se puede mantener el rendimiento deportivo que sucede a la ovulación, gracias a los niveles de estrógeno y al aumento de la progesterona. En esta fase tenemos que ir “desacelerando” en cuanto al trabajo de intensidad para dar paso a la segunda fase a partir de ese día 24 en la cual los niveles de estrógenos y progesterona retornan a sus niveles más bajos característicos de la primera parte de la fase folicular que vimos anteriormente, teniendo que realizar un ejercicio más metabólico en el que prime más el volumen frente a la intensidad.

Durante el periodo menstrual, la hemorragia marca el primer día de la fase folicular, el rendimiento deportivo es muy bajo, por lo que la carga de trabajo se debería adecuar. Durante el sangrado se pierde una importante cantidad de hemoglobina, así como de hierro; los cuales están íntimamente relacionados con la oxigenación muscular, de ahí que el volumen de trabajo deba ser bajo.

A modo de conclusión, el ciclo menstrual es una cuestión importante a la hora de tener en cuenta en la realización de ejercicio físico, dado que podemos aprovechar sus picos hormonales para sacar el máximo rendimiento a la deportista, así como utilizar las fases más bajas a nivel hormonal para dedicarle más tiempo a la prevención de lesiones. En cualquier caso, en STMOVE te podemos ayudar mediante la valoración de tu caso particular y la prescripción de un ejercicio de calidad.

0
Tu carrito